Tamino Titiriteros crea sus propios espectáculos, desde el texto hasta la puesta en escena, pasando por la construcción y final manipulación de las marionetas.
Los integrantes de Tamino están formados en diversas disciplinas, a saber, pintura, música y artes escénicas. De ahí que pongamos atención en cada detalle, exigiéndonos, en función de los medios de que disponemos, un hermoso acabado.
Nuestra intención no es pedagógica, nos conformamos con hacer pasar un buen momento tanto a los niños como a los adultos, pues no creemos que el teatro tenga edades sino diferentes espectadores.

ideas y pensamientos de cuentos

No escribo mucho por el blog, últimamente me muevo demasiado por facebook y es que lo acabo de conocer, en fin más vale tarde que nunca (o eso dicen).
Estaba releyendo a Gianni Rodari y me he puesto a escribir. Utilizando la jerga del facebook, pues lo comparto:


Los cuentos son un vehículo transmisor de conocimiento, nos hablan sobre vidas de príncipes y mendigos, sobre costumbres de pueblos cercanos o países lejanos, de animales fantásticos, mitológicos e incluso reales. Con los cuentos conoceremos la lógica de los héroes para solucionar problemas, contaremos osos, enanitos y hasta aprenderemos sobre la teoría de los conjuntos. Los cuentos nos enseñan historia, geografía, conocimiento del medio e incluso matemáticas o geometría.
Los cuentos son sanadores, nos producen emociones y nos ayudan a solucionar conflictos personales empatizando o no con héroes y villanos. Ayudan a comunicar situaciones complejas de la vida y brindan herramientas para interiorizarlas y superarlas.
Sin embargo, los cuentos nos producen placer sin siquiera ser conscientes de todas éstas cualidades, ni falta que hace. Sólo el contador, sin demasiadas pretensiones, debe saber elegir el cuento más apropiado según las circunstancias.
Además de todos estos valores intrínsecos, existe una última apreciación, el cuento narrado le confiere una cuarta dimensión, aporta calor y amor a las palabras pronunciadas que llegan directas al alma del que escucha. El cuento en la voz crea un vínculo entre el narrador y el oyente y entre los propios “escuchacuentos”. El cuento contado es pues vehículo de socialización, nos acerca los unos a los otros, un mediador que propicia escuchar nuestros sentimientos y nuestras verdaderas necesidades.
Pero el cuento no acaba una vez escuchado, sino todo lo contrarío. A partir de ese momento se abre una cascada de curiosidades que permite jugar hasta su saciedad. De ésta forma el cuento se convierte en juego.

1 comentario:

Leon Trout dijo...

Muy buena reflexión. El gran Rodari me encanta. Si habéis leído 'como una novela' de Daniel Pennac, viene a ser algo parecido. Lectura oral para que se aficionen a la lectura, maravillémosles con lo que hay escrito, disfrutemos con ellos. Un abrazo.